jueves, 5 de julio de 2012

Capitulo 2.


Cuando acabamos las clases, Caroline, Jamie y yo, solemos ir a comer a un bar que hay al lado del instituto. La dueña, Alisson, es una chica muy grande, pero es muy amable con todos sus clientes. Su hijo Adam, tiene mi misma edad, es un chico muy amable, igual que su madre. Su padre murió en un accidente de coche hace 3 años, por eso se encarga del bar junto a su madre.
- ¡Hola chicos! ¿Que vais a comer hoy? - pregunta Alisson.
- Yo lo de siempre. - dice Jamie sonriéndole. 
- A mi ponme el menú del dia. - le digo.
- ¡A mi tambien! - dice Caroline.
Alisson se da la vuelta y se mete en la cocina. Jamie lee un nuevo cómic, mientras que Caroline y yo hablamos de nuestras cosas. Al de un rato, nos traen la comida. Jamie come rápido y se despide de nosotras, tiene que ir a ensayar con el grupo. Se me olvido deciros que Jamie toca la batería en una pequeña banda que tiene con unos amigos. Al principio, solo iban para pasar el rato, pero ahora suelen tocar en pequeños locales, y tengo que decir que su música es bastante buena.
Caroline se marcha a estudiar y yo me quedo un rato mas en el bar leyendo una revista.
- Hola Nikki. - me dice Adam sentándose en la silla de enfrente.
- ¡Hola! ¿Qué tal? 
- Bien. ¿Qué lees?
- Na, una revista. No tiene importancia. - le digo cerrando la revista. 
- ¿De cotilleos?
- Mas o menos. Miraba haber si alguien estrenaba pelicula o algo.
- ¿Te gusta el cine? 
- Me encanta.
- Pues podriamos ir algun dia, si quieres. 
- ¡Me encantaria! - le sonrió.
Alisson llama a Adam. Él se despide y se marcha hacia su madre.
Yo decido volver a casa, mi madre habrá llegado ya.
Cuando llego a casa, mi hermana discutía con mi padre, algo del trabajo; yo intento pasar de la conversación y me encierro en mi cuarto. Alguien toca a mi puerta y entra mi hermano.
- Hey, ¿que tal por Los Ángeles? - le pregunto fingiendo que me importa el tema.
- Todo aquello es increíble. Pero ya lo verás. 
- ¿Qué?
- He aceptado la beca. Y a papá le han ofrecido un trabajo allí y una enorme casa. Lo ha hablado con mamá y han decidido que lo mejor sea que nos marchemos para allí.
- ¡Pero no podemos! ¡Acabo de empezar el curso! - no me hace ninguna gracia la nueva idea.
- Pues lo sigues allí. ¿Oye tu no querías ser actriz? Nos mudamos a Los Ángeles, allí te lloverán ofertas. 
  Al decir eso mi hermano me di cuenta de que cuando digo las cosas me escuchan, no me ignoran, como yo pensaba. Los Ángeles, siempre he querido vivir allí, pero no puedo dejar a Caroline ni a Jamie, no puedo.
- Sera mejor que vayas haciendo las maletas, este fin de semana iremos a dejar algunas cosas a la nueva casa. - dice Cam saliendo de mi habitación.
No me puedo creer que nos vayamos a vivir a Los Ángeles. Por un lado me moría de ganas de llegar, pero por otro... ¿Que le digo yo a mis amigos? No quería separarme de ellos.

A la hora de la cena, mis padres no dijeron nada de la mudanza. Ellos se pensaban que yo no sabía nada, pero llego mi hermana y ni se sentó a cenar, se fue derecha a su habitación.
- ¿Qué le pasa a Loreen? - pregunte.
- Nada cariño. - respondió mi madre. 
- Nos mudamos. - dijo mi padre.
- ¿Cuándo pensabais decírmelo? 
- Lo hemos decidido hoy.
- ¿Así, sin mas?  
- Tu hermano tiene una gran oportunidad. - decía mi padre dándole una palmada en la espalda.
Mi madre me miraba con cara triste, con preocupación.
Me levanté de la mesa y me fui a mi habitación. Cogí el ordenador portátil y me tumbé en la cama.
Alguien llamaba a mi puerta, no quería hablar con nadie, seguramente sería mi madre, pero la que entro era Loreen.
- ¿Podemos hablar? - dijo asomando la cabeza.
Me quedé pensativa porque nunca tenía momentos de estos con mi hermana. Asentí con la cabeza y entro. Se sentó al lado mio en la cama.
- ¿Cómo estas? - me preguntó.
- ¿Tu que crees? No quiero mudarme, no quiero dejar a mis amigos. Llevo toda la vida viviendo aquí. - cerré el ordenador de golpe, enfadada.
- Ya, yo estoy igual.
- Pero tú puedes quedarte, tienes 21 años, ya eres mayorcita. 
- Según papá no. Dice que en Los Ángeles tendré mas oportunidades y mucho mejores de encontrar un buen trabajo de abogada. Y tú, puedes empezar tu carrera como actriz, estarás muy cerca de Hollywood.
Increíble, mi hermana también me escuchaba cuando decía las cosas. Ahora me siento un poco mas arropada por esta familia.
- Nos acabaremos acostumbrando. - me dijo con una sonrisa tímida.
- ¿Y qué les digo yo a mis amigos? ¡Estaremos en la otra punta! 
- Pueden venir en Verano. Según papá en nuestra casa nueva caben muchos invitados, debe de ser enorme, con piscina y todo.
- Bueno, allí hay chicos guapos que hacen surf.
- Tú y yo tenemos que hablar mas a menudo. - dijo Loreen dandome un golpe en el hombro.

Mi hermana se acerco y me dio un abrazo. El primer abrazo que me da, al menos que yo pueda recordar. Me recuerda a los que me da Jamie todos los días, un abrazo de los que necesitas al final del día, y el de mi hermana fue el mejor de todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario