miércoles, 4 de julio de 2012

Capitulo 1.


Lunes.
Suena el despertador a las 7 de la mañana. Me levantó a las 7:15. Voy a ducharme, y termino de vestirme. Me acerco a la cocina y veo que no hay nadie. Veo en la mesa algunos bollos y una caja de cereales. No hay nadie en mi casa, mi hermano y mi padre aún no han vuelto de Los Ángeles. Mi madre se habrá ido temprano a trabajar, que por cierto, es enfermera. Y mi hermana tenía una entrevista de trabajo.
Desayuno una taza de leche con cacao, miro el reloj y aun son las 8. Caroline, no viene a buscarme hasta las 8:15.
Caroline es mi mejor amiga, llevamos juntas desde que eramos pequeñas. Antes era mi vecina, vivia en el piso de enfrente, pero decidieron mudarse hace un par de años.
Vuelvo a mi habitación y hago tiempo hasta que venga Caroline. Enciendo el ordenador y miro mis mensajes. Nada, vacío, ni un solo mensaje.
Alguien toca al timbre, contesto y es Caroline. Bajo a todo correr con las cosas de clase y nos vamos hacia el instituto.
- ¿Que tal esta mañana de Lunes? - pregunta Caroline feliz.

Caroline, es muy alegre. ¿Un Lunes por la mañana con dirección a clase quien es feliz? ¡Exacto! Caroline.
Voy a contaros algo sobre ella. Caroline tiene el pelo negro, muy negro. Lo tiene muy liso, me da envidia, yo tengo que estar todo el día pasándome las planchas. Sus ojos son marrones oscuros, y tiene una mirada muy bonita. Caroline siempre esta sonriendo, como os he dicho es una persona muy alegre, pero cuando se enfada hay que tener cuidado con ella, se pone muy furiosa.
Es la mejor amiga que puedo tener. Cuando estas mal, ella es la primera en estar contigo y hace todo lo posible por que sonrías. Ella nunca me ha levantado cuando me he caído, porque simplemente no deja que te caigas.
Mis cambios de humor, ella es la que mejor los lleva, porque me entiende y me conoce perfectamente.
Caroline es como una hermana.
- Tia, no he desayunado nada. Vamos a entrar aquí a por algo de comer. - me dice, cogiéndome del brazo y arrastrándome hasta una cafetería, donde tienen los mejores cruásanes de chocolate.

En la fila había dos personas antes que nosotras. Yo miraba esos cruásans, y se me hacia la boca agua; mientras que Caroline, no hacia mas que mirar a dos chicos que estaban sentados en una mesa.
- Caroline, eh, tu turno. - le dije moviendo mi mano de arriba a abajo ante sus ojos.
- Em... ¡muy bien! Ponme un café bien cargado, no muy caliente que hoy hace calor. Un cruásan de chocolate, dos napolitanas de crema, una de chocolate, y... nada más.

Se me había olvidado deciros que Caroline come mucho, le encanta comer. Pero no se donde lo mete, porque tiene un cuerpo de modelo.
Al salir de la cafetería, Caroline les dice adiós a los chicos de antes, los de la mesa. Uno de ellos, le devuelve el saludo y el otro le sonríe.

- ¿Has visto a los de la mesa? Pero que guapos por dios. - dice Caroline comiendo una napolitana. - Ah toma, lo he cogido para ti – me dice dandome el cruásan de chocolate.
- ¿Y esto? Yo ya he desayunado.
- Oh venga ya, se te hacia la boca agua mirándolo.

Caroline me conoce perfectamente.
Llegamos al instituto y fuimos a nuestras taquillas a coger el libro de la primera clase, y aparecio nuestro amigo Jamie.
Jamie es como Caroline, mi mejor amigo, toda la vida juntos.
Jamie al contrario que Caroline, es muy cariñoso. Siempre que me ve, me abraza, porque sabe que necesito un abrazo, ya que en mi casa nadie me los da. Y a Caroline, le da un pequeño golpe en el hombro.
Jamie, es muy guapo. Todas las chicas le miran, pero cuando le conocen, siempre se alejan de él. No por que huela mal, al contrario, Jamie siempre va muy arregladito. Lo que pasa que... bueno, es un poco “friki”. Esta todo el día leyendo cómics y cuando conoce a una chica, al principio es muy romántico, pero luego siempre saca el tema de algún superhéroe, y eso en una cita, no es muy bonito que digamos. Es muy bueno en las Matemáticas, y esta todo el día ayudándome, porque yo no me empano.
Os voy a contar un secreto: Yo creo que Caroline está enamorada de Jamie. Ella siempre lo niega cada vez que le pregunto por el tema, pero su mirada me dice que es cierto. Pero Jamie está enamorado de mi. Él piensa que yo no lo sé, por eso actúo como si no pasase nada. Pero en el fondo me da algo de penilla.
Justo cuando tocó el timbre, Jamie se fue hacia el polideportivo, Caroline al laboratorio de Ciencias y yo a clase de Historia. Odios los Lunes, porque solo coincidimos en una clase los tres. Con Caroline todas las clases me toca con ella, menos en dos o tres a la semana; pero con Jamie, no coincidimos casi nunca. Pero, los Lunes a primera hora, aunque este yo sola, no estan nada mal, tengo clase de Historia con el profesor Ruffus Freeman. Uno de mis profesores favoritos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario